Estás aquí: Home - ¿Cómo funciona?

¿Como funciona la Calefacción por Infrarrojos?

grafico1       

IR Radiant Calefacción por Infrarrojos imita el proceso del sol al calentar la Tierra. Se conecta directamente a la red eléctrica, junto con un termostato que regula su temperatura. Una vez conectada, se produce una emisión de haces infrarrojos que penetran superficialmente en objetos calentándolos tanto en su interior como en su parte externa.

Los sistemas de calefacción tradicionales funcionan calentando el aire de la habitación, el cual asciende al techo formando capas de aire caliente y desplazando el aire más frío al suelo. Esto implica calentar primero la parte superior de la estancia, para posteriormente poder calentar el resto, lo que conlleva mucho tiempo y dinero innecesario, ya que el ser humano vive en un espacio de hasta 1,90 de altura. Además, si se abre una ventana o una puerta, o tenemos un mal aislamiento, el aire caliente se va, y el proceso empieza de nuevo.   Podría decirse que nuestro dinero se escapa por las puertas y ventanas.

       calefaccion-tradicional-calefaccion-infrarrojos

Las placas de calefacción de Infrarrojos de IR Radiant calientan directamente los objetos como suelo, paredes y mobiliario que hay dentro de una habitación, incluso personas y mascotas, y es la inercia térmica (capacidad para almacenar calor) de los materiales que los componen la que hace que, una vez calentados por la radiación infrarroja, ellos mismos sean los encargados de alcanzar el equilibrio térmico y una temperatura homogénea en la estancia. Esta inercia térmica es además una fuente de ahorro, ya que el calor se mantiene durante más tiempo que cuando se calienta aire, lo que reduce el tiempo de funcionamiento y el consumo. Además no sufrirá tantas pérdidas por puertas y ventanas abiertas, o por un mal aislamiento, ya que no es el aire lo que calienta el ambiente.

Otra de las ventajas de la calefacción por infrarrojos está en que el calefactar directamente las paredes hace que se mantengan secas, evitando la aparición de humedades y moho, lo que mejora las condiciones del hogar y lo hace más saludable. Es la solución ideal para las personas con alergias al frío o asma, aunque de hecho no es la única influencia sobre la salud de las personas. La aplicación de la calefacción de infrarrojos de determinada forma sobre el cuerpo humano aumenta el flujo de sangre sin afectar a la presión arterial, lo que aporta beneficios a los sistemas cardiovascular y circulatorio. Además, la dilatación de los vasos sanguíneos alivia y relaja los músculos, por lo que es un buen método para combatir el dolor de otras enfermedades y lesiones: artritis, fibromialgia, ciática, fatiga crónica, contracturas…etc.