Ventajas de nuestro producto

Máximo ahorro y alta eficiencia energética

La calefacción por infrarrojos Consigue el 30%-50% de ahorro respecto de otros sistemas debido a:

  • menor coste de instalación.
  • menor potencia necesaria por m2. Al no calentar el aire no tenemos que medir por m3.
  • menor consumo, al calentar por radiación y no por convección.
  • sin mantenimiento, ni gasto adicional de gas o combustible.

El calentamiento que producen la calefacción por infrarrojos es inmediato, lo que maximiza la eficiencia y minimiza las pérdidas por problemas de aislamiento o al ventilar las habitaciones.

Al no tener partes móviles, los riesgos de avería no existen, por lo que aumenta su vida útil.

Se recomienda la instalación de termostatos independientes en cada estancia que ahorran energía sin disminuir el confort.

Al calentar directamente a las personas, en muy pocos minutos ya tenemos una sensación térmica muy agradable, por lo que recomendamos que tengan encendida la calefacción las horas y en los lugares donde estén viviendo dentro de la casa, el resto de las habitaciones pueden tenerla apagada.

Fácil Instalación y
Mantenimiento

Las placas de calefacción por infrarrojos tienen un bajo coste de instalación: sin canalizaciones, tuberías, o equipos auxiliares. Sólo instalarlas en el techo. Y conectarlas a la red eléctrica mediante un crono termostato.

Su mantenimiento es prácticamente nulo, al no disponer de partes móviles o consumibles que haya que reponer o sustituir. Sin puntos débiles con riesgo de avería. Sin revisiones.

La instalación se realiza de forma individual e independiente por estancia, lo que hace que sea fácilmente ampliable y se ajuste a todos los presupuestos.

Una vez instalada, si quisiera cambiarse de ubicación o vivienda sólo hay que desmontarla y montarla en el nuevo habitáculo. Ideales para segundas residencias o casas en alquiler ya que es el único sistema de calefacción que puedes llevártelo cuando te cambias de casa. Lleva tu inversión contigo!.

ECO-friendly

El sistema de calefacción por infrarrojos genera calor sin quemar ningún tipo de combustible, luego no genera emisiones de CO2. Cuida el medio ambiente.

Su alta eficiencia y bajo consumo hace que se reduzca la huella ecológica del hogar donde se instala.

Las placas de calefacción por infrarrojos no generan residuos, al no tener partes móviles o consumibles que haya que reponer.

Debido a la ausencia de partes móviles, su vida útil es mayor que en otros sistemas, lo que indirectamente también redunda en su bajo perfil contaminante.

Casi el 95% de los materiales con los que están fabricadas las placas son reciclables, con lo que al final de su ciclo de vida los residuos son mínimos.

Beneficios para
la salud

La calefacción por infrarrojos calienta por radiación y no por convección, lo que evita desplazamientos de bolsas de aire dentro de la habitación y con ello la circulación de polvo y/o ácaros. Esto la convierte en el sistema de calefacción idónea para personas con alergias, problemas respiratorios o asma

Reduce la ansiedad y el estrés, la fatiga crónica y la depresión.

Eficaz en tratamientos y terapias contra el dolor: contracturas, artritis, fibromialgia… por su efecto vasodilatador sobre el sistema circulatorio y la distensión muscular.

Mejora el sistema inmunológico, gracias a la activación de las células y la mejora del flujo sanguíneo.

Usado en tratamientos antienvejecimiento por sus propiedades antioxidantes y sus efectos beneficiosos sobre el metabolismo.

Otros beneficios

La calefacción por infrarrojos no genera circulación de aire, ni lo calienta directamente, con lo que no reseca el ambiente, y evita su estratificación, generando un calor más confortable. Tampoco tiene problemas de condensación.

Al incidir las ondas de infrarrojos sobre las paredes las calienta superficialmente, igual que al resto de la materia del entorno. Esto contribuye a reducir la humedad, evitando la proliferación de hongos.

La ausencia de partes activas y el hecho de que vayan adosadas al techo las hace perfectas para recintos húmedos como el baño.

La radiación infrarroja no emite gases, olores, luces, ruidos ni vibraciones. De hecho, no se percibe nada a excepción de un agradable y calida sensación de calor.

Estéticamente son perfectamente integrables en cualquier ambiente gracias a su perfil estrecho y a su diseño de líneas puras y elegantes. Al estar colocadas en el techo no ocupan espacio útil, y pasan prácticamente desapercibidas.Recuerde que a cualquier calefacción convencional no se le puede poner ningún objeto a menos de 1 m2 por lo que la calefacción por infrarrojos nos hace ganar metros en nuestro hogar. ¿Que vale el m2 en su cuidad?

Seguridad

Las placas de calefacción por infrarrojos consumen energía eléctrica, sin combustibles ni gases que puedan provocar fugas.

Al no calentar por combustión, no produce emisiones de humo, gases o CO2 que puedan resultar tóxicas a las personas o animales en el entorno.

Se trata de un sistema de calefacción totalmente seguro sin riesgo de incendio, al no tener llama,  ni tampoco un calentamiento excesivo de la superficie. De hecho, ni siquiera queman al tacto, lo que resulta especialmente interesante por ejemplo en las placas bajo mesa.

El riesgo de accidentes es mínimo. Las placas de calefacción por infrarrojos no tienen partes móviles ni accesibles que puedan producir cortes o atrapamientos.

¿te interesa adquirir alguno de nuestros productos?